0

Obsesión con lo social

Vivimos en la época de las redes sociales, donde la ley principal es compartir contenidos con tus amistades. Pero creo que la cosa se nos esta yendo de las manos desde hace un tiempo.

Toda web que se crea ahora tiene ser social, incluso las webs históricas intentan meterse en el mundo de las redes sociales, y yo me pregunto ¿es necesario en todos los casos?

Un claro ejemplo de esta síndrome de socialidad la tiene la empresa Google. Hace tiempo intento lanzar Google Wave, un proyecto que intentaba revolucionar el mundo del e-mail, no les salió demasiado bien, hasta el punto que al final abandono el proyecto. Luego sin decir nada, lanzó Buzz, pero visto que el método anterior no les funciono, fueron a saco, lo metieron directamente en el correo electrónico de gmail, y como parece que no les acabo de tirar demasiado, ahora lo intentan desde hace unas semanas con Google Plus, otra vez metiéndolo dentro de los perfiles de google ya existentes. No paro de recibir correos de gente, de conocidos y también de gente que no me suena nada (cosa que me fascina todavía más, ya que no sé como han averiguado mi mail) que me agregan a sus círculos, y yo sin entrar en el Plus, y todo porqué al tener una cuenta de correo de gmail, te crean un perfil que la gente va añadiendo. Pero a ver, si yo cuando me apunte a gmail, sólo quería enviar y recibir correos, no pretendo compartir nada dentro del e-mail, tan difícil es entenderlo.

Pero el colmo me lo he llevado hoy, entro en Bankinter para ver mis cuentas, y me llevo la sorpresa. Miro el extracto, y aparece junto a él, el botón de compartir en Facebook. A ver, ¿para que cojones debería querer yo compartir mis cuentas? Lo que me faltaba, que mi dinero en el banco fuera social.

La tontería esta llegando a unos extremos que no son normales, que será lo próximo, que el seguro de mi casa tenga su propio perfil personal, no sé, creo que todavía estamos a tiempo de poner un poco de sentido común en toda esta moda.